Review: Pasillos de mi memoria ajena


Pasillos de mi memoria ajena
Pasillos de mi memoria ajena by Mario Morenza

My rating: 2 of 5 stars



Tardé muchísimo en completarlo por estar compuesto de tantas texturas diferentes, que siento como recopiladas de material experimental, de apuntes de ejercicio literario, y muchos elementos de un diario -como lo que se presenta- que aportan poco a lo que no fuera la constancia de la irrefrenable voluntad de escribir y escribir, y el registro del progreso en ello. Disfruté eso sí mucho del sentido de identidad del autor con su entorno familiar y ¿vecinal, vivencial?, entrañable y a todas luces germen de muchas historias que deben estar por ahí, esperando nacer.



View all my reviews

Archivado en | 0 comentarios

Review: La soledad de los números primos


La soledad de los números primos
La soledad de los números primos by Paolo Giordano

My rating: 3 of 5 stars



El comienzo se lee como pequeños cuentos (de hecho pensé que esos primeros capítulos lo eran), y atrapa en simples y rápidos trazos que retratan las horrorosas consecuencias y los daños irreparables de hechos en principio leves, casi fortuitos, pero una vez desencadenados, irreparables, ocurridos en la infancia y adolescencia de los protagonistas.
Esos daños subyacen y rigen la historia de ¿amor? ¿desencuentro? silenciosa y dolorosa del resto de la novela. Una primera novela, leo por ahí, cuya simpleza de estructura, parquedad de situaciones y tal vez cierto esquematismo de personajes ha hecho la delicia de algunos y desencadenado el odio de otros tantos. Tal como el origen del nombre del libro: el símil entre la falsa cercanía de las parejas de números primos separados apenas por un número, y la soledad de las personas azarozamente juntas pero destinadas a no encontrarse jamás. Poética en la frialdad de los números, unos. Cosas de un físico metido a novelista, otros.



View all my reviews

Archivado en | 0 comentarios

Review: Los héores son villanos tímidos


Los héores son villanos tímidos
Los héores son villanos tímidos by Jose Pulido

My rating: 4 of 5 stars



Qué sabroso escribe José Pulido. Ya lo había dicho, ¿verdad?
Los cuentos de esta recopilación tienen una textura muy cercana, compuesta de momentos tan íntimos como universales, puestos al aire en ese hablar cotidiano y también en ese hablar de la mente que se habla, se explica, se justifica en su propio juego de imágenes y palabras.
¡Las imágenes! En Pulido son rotundas; uno las lee y piensa: claro. Piensa: obvio. Piensa que no por insólitas dejan de ser perfectas: "La normalidad parecía una patilla a punto de caerse de un camión". Uno siente que aquello por simple no pierde ni un ápice de poesía: "Ella lo vio a los ojos, a sabiendas de que el ser humano verdadero está en realidad allí, solamente allí, en la casa de las pupilas".
Bien sea el personaje principal un malandro perseguido desde su infancia por un ángel, un hombre en el trance de ver a su madre morir, o tres hermanas metidas a putas que conversan de la vida, Pulido juega siempre con la belleza de la vida simple, la cara que uno le presenta a los avatares que te encaminan o desvían, la poesía que habita la cotidianidad. Y nunca está muy lejos la picaresca (¿dónde habré leído "El prospecto" antes?).



View all my reviews

Archivado en | 0 comentarios

Review: El Libro de Esther


El Libro de Esther
El Libro de Esther by Juan Carlos Méndez Guédez

My rating: 4 of 5 stars



¿Dónde queda el pasado? Si el camino de vida suele verse como una sucesión de bifurcaciones ante las cuales unas veces se escoge el camino, otras tantas se sigue la corriente y alguna que otra más nos obligan a ignorar la senda que habría sido la preferida, ¿es ocioso pensar que la vida que nos estaba destinada, la que merecíamos o la que nos era más cómoda se perdió en una de esas tantas bifurcaciones? Sucumbir a mirar hacia atrás, contar de nuevo una, mil veces ante un público que lo conoce ya el relato del acto azaroso que te llevó a donde estás ahora, sería como volver a trazar en la página todas esas “Y” imaginarias hasta romper el papel: hasta que brilla sin hollar esa región de la hoja donde queda el camino no recorrido. Una isla blanca de la vida no vivida.

Eleazar ha llegado al periodismo un poco por descarte, por un desapasionado balance entre habilidades y comodidad. Y al matrimonio con Marilyn, desde un vaso de Pepsi Cola derramado sobre su falda en la fiesta de pregraduación. ¿Por qué pensar entonces ahora en Esther, su ideal adolescente, la que pudo ser su novia esa misma noche, en esa misma fiesta?

Dos ideas prestadas de la ciencia ficción me socorren en el porqué. Una es que la realidad se niega a ser modificada: el presente, terco, encuentra siempre la manera de volver a manifestarse a pesar de las maquinaciones que un hipotético viajero en el tiempo inserte en el pasado. ¿Pero y si es al revés? ¿Si esa burbuja de ayer resiste como una posibilidad cierta a pesar de todo lo que el presente insiste en superponerle? Y no es que el presente de Eleazar sea muy halagador: es su antisocial hipocondría, es su inminente divorcio, es un jefe hijo de puta en un trabajo del que igual da renunciar. Tal vez todo ese presente se desdibuja con la velocidad a la cual crece el brillo de esa posibilidad que podría no haber muerto aún.

La otra idea es la de las realidades paralelas: distintos tiempos que se solapan en un solo espacio. Eleazar intenta entonces acercarse a Esther transitando la Caracas que tuvieron en común, pero la ciudad ha mudado su piel muchas veces: el liceo, los vecinos, el antiguo cafetín están allí, pero ya “nada parecía nombrarla, nada parecía contenerla”. El pasado se ha mudado. Y tal vez lo que lo hace más nítido y posible ahora es que en vez de entrecruzarse con fantasmas, Esther y lo que ella representa viven ahora en un presente concreto, en una geografía específica y ajena. Alguien le ha contado que se fue a Tenerife. Y allá va Eleazar en pos de lo que pudo ser.



View all my reviews

Archivado en | 0 comentarios

Review: Ni tan chéveres ni tan iguales. El «cheverismo» venezolano y otras formas de disimulo


Ni tan chéveres ni tan iguales. El «cheverismo» venezolano y otras formas de disimulo
Ni tan chéveres ni tan iguales. El «cheverismo» venezolano y otras formas de disimulo by Gisela Kozak Rovero

My rating: 3 of 5 stars



Siempre pensé, y las situaciones extremas como la actual me lo confirman, que ese carácter fácil, llevadero, light del que el venezolano se vanagloria es en realidad una capita de suavizante puesta ahí para no ir a las honduras de nuestros grandes rollos, divergencias y carencias, que son muchos y profundos. Este libro da un paseo con filo y una pizca de jodedora indulgencia por ese velado paisaje.



View all my reviews

Archivado en | 0 comentarios

Review: Suttree (Literatura / Literature)


Suttree (Literatura / Literature)
Suttree (Literatura / Literature) by Cormac McCarthy

My rating: 2 of 5 stars



Novela oscura, lenta, a ratos indescifrable, con larguísimas y complicadas descripciones en un lenguaje arcaico en torno a la vida precaria, cíclica y sin sentido de un hombre autorrelegado a los más abyectos recovecos y desesperanzados meandros de una ciudad sucia, condenada y mala.

Dicho todo esto: es brutal. Se hace difícil a ratos la lectura, sobre todo por tanto vocablo raro (presiento que en inglés, de manejar más vocabulario, ha de ser toda una experiencia. Leo acá reviews y se alaba mucho el lenguaje), y por la aparente falta de nudo y desenlace: todo son episodios, repetición, hartazgo. Pero a pesar de ello hay un extraordinario lirismo cuya belleza no se pierde aunque verse sobre la ruina, lo oprobioso, la pérdida, la muerte.

En eso se emparenta esta novela con La carretera, que sin duda logra esa opresión de la desesperanza también a fuerza de repetición y rutina.

Voy pendiente de otra de McCarthy, Meridiano de sangre. A ver si aguanto. Tal vez luego de algo más light.



View all my reviews

Archivado en | 0 comentarios

Review: Saliendo de la estación de Atocha


Saliendo de la estación de Atocha
Saliendo de la estación de Atocha by Ben Lerner

My rating: 4 of 5 stars



Absorbente novela, si bien de textura blanda y fugaz -como la personalidad de Adam, su narrador, americano becado en Madrid para desarrollar su "proyecto" de poesía- que se mueve siempre en tangente, siempre en una zona de desconexión de sí mismo, en la que se consume entre el análisis de lo que la poesía significa y puede lograr, la ominosa sensación de ser descubierto como fraude ("¿Quién no lo era?") y la simulación de múltiples "yo" que hacen precario equilibrio dependiendo de las circunstancias ("¿Quién no ocupa una del puñado de posiciones del sujeto prefabricadas, mintiendo cada vez que decía 'yo'; quién no actuaba un poco en un publirreportaje de la vida dañada emitido en bucle?").
La "distancia de mí mismo" que abriga a Adam de la experiencia, ese espacio gris exacerbado por las pastillas y los silencios entre el inglés y el español, que se imagina imbuidos de profundo significado en la mente de los demás, envuelven y condicionan su todo contacto con la realidad -la razón misma por la que está becado en Madrid, su relación afectiva con las personas, el relato de su pasado construido a conveniencia- incluso la más traumática e histórica que se desenvuelve en su cara en el Madrid de marzo de 2004.
Si debo quedarme con una sensación del libro, esta es el tranquilo vértigo de la simulación. Ese espacio de interpretación libre, simultánea y aleatoria donde parece vivir Adam "la experiencia de experimentar" la realidad. El duelo de medias verdades, silencios elocuentes y calladas suposiciones se destilan precisos en la frase que uno de sus supuestos intereses amorosos, Teresa, le espeta a Adam, "¿Cuándo dejarás de fingir que solo finges ser poeta?"



View all my reviews

Archivado en | 0 comentarios